Cuáles son los aspectos clínicos de la neumonía por COVID-19

El coronavirus que surgió en China genera una forma grave de neumonía que implica distintos factores y que pueden resultar muy graves. Los detalles

El 31 de diciembre, China informó a la Organización Mundial de la Salud (OMS) la aparición de una “extraña neumonía”. A siete meses, el coronavirus COVID-19 atravesó fronteras y es hoy una pandemia que mantiene en vilo al mundo entero.

¿Cuáles son los aspectos clínicos de la neumonía por coronavirus? “La neumonía es una enfermedad pulmonar y una de las principales causas de morbilidad así como de mortalidad en los adultos pero también en los niños. Afortunadamente en los niños, muchas veces es asintomático y en los adultos tiene una particularidad que también se ve con otras neumonías: la mortalidad depende en muchos casos de las comorbilidades”, explicó Carlos Luna, médico especialista en neumonología.

Las comorbilidades, de acuerdo al especialista, son otras enfermedades que posee la persona como la hipertensión, diabetes, enfermedad renal crónica, entre otras: “Por ese motivo es que la enfermedad, cuando la transitan las personas mayores, es particularmente seria y lleva a consecuencias graves como la internación y, en un porcentaje variable, que depende también de la edad, a mayor mortalidad.

(Shutterstock)

(Shutterstock)

En cuanto a las manifestaciones clínicas, se destaca la fiebre en algún momento de la enfermedad. El resto de los síntomas son comunes, como tos, y otras un poco más complejas, como dolor de garganta, pérdida del sentido del olfato y del gusto.

“El curso clínico es bastante benigno. El 80% de los pacientes podría perfectamente atenderse desde sus casas. Sin embargo, es una enfermedad muy contagiosa y la mayoría de nosotros no tiene anticuerpos entonces el hecho de que uno se vaya a su casa y se meta a la cama, aumenta el riesgo de que haya nuevos contagios. Por lo cual, estas personas normalmente se las hospitaliza o en algunas circunstancias se las puede recluir en lugares de baja complejidad y controlarlas”, enfatizó Luna.

El profesional explicó que todos tienen un curso de enfermedad bastante doloroso, pero que suele durar poco tiempo: “En una o dos semanas el paciente tiende a mejorar. El alta clínica no solo viene por la evolución clínica sino que se ha determinado que hay que hacerlo con la demostración de un hisopado donde se demuestre que el virus no está presente”.

(Shutterstock)

(Shutterstock)

El 20% restante de los pacientes, ese sí seguro tiene que estar hospitalizado. No significa que el desenlace sea fatal pero es una situación más delicada. En esos casos, debe estar controlado porque muchos pacientes necesitan de la administración de oxígeno y requieren de otros cuidados médicos más intensivos”, apuntó el profesional.

Un pequeño porcentaje de estos enfermos críticos tiende a tener una muy mala oxigenación: “En algunas situaciones empiezan a fallar otros órganos generando una situación que se llama shock séptico, en donde sufren muchos órganos. En estas circunstancias, deben ser atendidos en terapia intensiva donde la mitad o un poco más de estos enfermos va a requerir una asistencia muy específica, que es el uso de respiradores para mantenerlos en vida, sino estas neumonías cuando llegan a esa situación requieren de 2 ó 3 semanas para una recuperación”.

“Por el momento, no hay ningún tratamiento que sea específico. Lo más importante es que el paciente debe sostenerse por sí solo. Es por ello que, adicionalmente a las comorbilidades que los pacientes mayores padecen, pueden llegar a estar en peores condiciones de sostener la terapia intensiva durante muchos días”, enfatizó Luna.

Desde el punto de vista pulmonar, este virus está muy lejos de ser dominado: “No tenemos tratamientos específicos por el momento y la mayor parte de la población está contagiada. Por otro lado, tampoco hay disponible una vacuna o no se vislumbra a un corto plazo. Si bien en algunos lugares del mundo ha ido cediendo, pero no podemos afirmar que desaparecerá definitivamente”.

El objetivo de Stamboulian talks es transmitir a través de exposiciones atractivas y sintéticas aspectos interesantes, importantes o novedosos en temas sanitarios. La meta es que cada presentación sirva de disparador para que la audiencia se sienta motivada a profundizar, indagar, crear conciencia o pasar a la acción en relación a los temas presentados.